Renovación Generacional en La Ucrania

Colombia cambió

De ser un país netamente rural durante casi todo el siglo XX, Colombia es ahora un país urbano. Más de tres cuartas partes de la población colombiana habita hoy en las ciudades. Esto en sí no es algo negativo.

Como lo muestran distintas estadísticas, el acceso a oportunidades (salud, educación, trabajo y cultura) es mucho mejor en las ciudades que en el campo. La pobreza multidimensional en las zonas rurales colombianas es casi tres veces mayor que en la ciudades, y los campesinos se enfrentan a más desigualdad económica que la de sus pares urbanos. Mientras las ciudades están mayoritariamente compuestas por jóvenes y población económicamente activa, en el campo colombiano la mayoría de la población es infantil, con una reducción notable de presencia de jóvenes. Los campesinos más jóvenes suelen migrar a los centros urbanos en busca de mejores oportunidades.

Campo viable para los jóvenes

El mayor reto del campo colombiano es entonces convertirse en una opción viable para los jóvenes. Lograr que los campesinos decidan quedarse en las zonas rurales porque es allí donde pueden ser felices y no porque les toca.

Durante cerca de 30 años, Javier y Noemí estuvieron a cargo de la producción de café de la Finca La Ucrania (Líbano, Tolima), el lugar donde crece el café misterio: el Café EntreVolcanes. En la Finca crecieron y aprendieron junto a sus 6 hijas. El año pasado, en Diciembre, Javier decidió retirarse: “Estoy cansado y quiero darle la oportunidad a los que vienen detrás mío” nos manifestó cuando decidió dar un paso al costado al frente de la Finca. Javier no solo ha sido el guardián de las prácticas tradicionales que crean el Café EntreVolcanes, sino también un gran amigo y un ejemplo de amor al campo. Por ello, en Café Entrevolcanes sentimos que con su ausencia perderíamos un aliado imprescindible. Sin embargo, su partida fue la excusa perfecta para que EntreVolcanes asumiera el reto de aportar hacia un campo mejor para los jóvenes.

Jennifer, Brayan y Valeria

Renovación y movilidad generacional

Brayan y Jennifer, están ahora al mando de la Finca La Ucrania. Dos jóvenes del Líbano que adoran el campo. Jenniffer es una de las hijas de Javier y Noemí. Brayan es su esposo, y ha sido trabajador de la Finca por varios años. Después de haber migrado a la ciudad y vivir allí por unos meses decidieron volver al campo. “En la ciudad uno vive muy estresado” nos cuenta Jenny cuando le preguntamos qué recordaba de su estadía en Bogotá. “Decidimos volver porque queríamos formar una familia y brindarle mejor vida a nuestros hijos, y en la ciudad la plata a uno no le alcanza sino para el día a día” dice Bryan añadiendo que “en el campo somos felices”. En la Ucrania, Jenny y Bryan viven con Valeria, su hija de un año de edad. Esta familia es la conjugación de conocimiento tradicional, juventud y futuro.

Para EntreVolcanes es un placer iniciar esta nueva etapa con ellos. Celebrar que ellos tres hayan decidido continuar su vida en el campo. El compromiso de Café EntreVolcanes es que Colombia siga cambiando y nuestro aporte inmediato es proveer a nuestros trabajadores condiciones laborales óptimas. Que el campo colombiano sea una fuente de libertad individual y no de estancamiento social: una oportunidad para que sus habitantes puedan llevar la vida que desean y que valoran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *